Apoteosis marrana

cerdo-sociable

No sólo de cerdo vive el hombre, también muere por su causa. Me regocijo de gusto, el precio del jamón, del chorizo y de similares delicatessen derivadas del chón van a bajar a plomo en los mercados; los puercos se han unido para combatir la crisis, para fulminar los precios, para llenar los estómagos de todos nosotros, sus más fieles seguidores, los que amamos hasta sus andares marranos, de los que nos hacemos llamar ovolactopuercovegetarianos. Un panorama de psicosis colectiva, un paisaje plagado de mascarillas y profilaxis varias, nos persigue. El estado mexicano, uno de los más puercos del planeta tierra, sufre los efectos de la mutación vírica más poderosa desde que les visitaran Hernán Cortés y sus huestes; los exterminadores iban antiguamente montados en caballos, ahora cabalgan a lomos de enormes especimenes porcinos buscadores de trufa silvestre. Espero fervientemente, rezo a Satanás e incluso a San Rouco para que la paranoia porquera colectiva vacíe las atiborradas salas de espera de urgencias de los macro hospitales que últimamente me veo obligado a visitar.

triniUna de las demagogas más grandes que ha parido hembra en España, Trinidad Jiménez, ahora ministra de enfermedad, se despacha esta semana en una televisión cualquiera adulando al personal sanitario de este país, dorándoles la píldora mientras gritaba a los cuatro vientos las excelencias de sus funcionarios asalariados de sanatorio. Mis ganas de vomitar se hacen irrefrenables ante semejante trepa. Algunas personas, como ella, piensan que la única manera de sobrevivir en esta vida es repetir hasta el paroxismo a los que te circundan sólo lo que quieren oír; aunque el color del caballo blanco de Santiago sea fucsia no hay razón para reconocerlo si el fin lo justifica. Este tipo de especimenes, tan aparentemente felices y dicharacheros, tan maravillosos en su dicha interna, me hacen la existencia diaria insoportable. No comprendo sus sempiternas sonrisas, ni su cacareado a los cuatro vientos optimismo, ni sus fáciles recetas para los males humanos. Una vez me crucé en las fiestas del 2 de mayor con Trini, en su época de la chupa de cuero electoral. Ya llevaba atada al cuello su eterna cartelera Profidén. Los eternos sabios de su partido trataban de valerse de su supuesto sex-appeal para disputarle la alcaldía al cejas Gallardón. El coito con el electorado no fue posible. En el duelo de fachadas huecas el chico PePero la da cien mil vueltas, a ella se la ve demasiado el cartón.

coke-vs-pepsiEn la política se cumplen día a día las máximas de estupidez humanas probadas por los psicólogos malintencionados que idearon “el reto de Pepsi”. A principios de los ochenta del pasado siglo un grupo de listos truhanes sin escrúpulos a sueldo de Pepsico idearon una gran jugada de poker para intentar dar gato por liebre a sus rivales. Se inventaron un absurdo test ciego al que sometían en grandes almacenes a los sufridos consumidores con el objetivo de que estos eligieran el sabor que más les agradaba. Estos sabios del sabor a cola conocían de antemano el resultado de tal encuesta, puesto que la mayor parte de los estúpidos e inconscientes homo sapiens eligen siempre el sabor más dulce si no pueden ver lo que ingieren. Pero Coca-Cola tragó el cebo, y en el año 86 cambió el sabor de su producto por otro más dulce. El gigante de Atlanta había pasado a trabajar para su antagonista por mera imitación e inseguridad. Los consumidores, cómo no, egoístas y mitómanos, dieron la espalda al nuevo sabor de Coca-Cola con el argumento de que no era el de siempre y los geniales Maquiavelos de Pepsi ganaron una inesperada batalla en las cuotas de mercado. Zapatero está aceptando el reto de PePsi. A principios de este mes, antes del cambio de gobierno, me sorprendió ver, en un editorial del telediario de Cuatro, a Iñaki Gabilondo recomendar textualmente al presidente del crisis-gobierno que pidiera consejos al maravilloso ex presidente de gobierno Felipe González. El legado histórico del sátrapa sevillano ha llegado siempre a los sociatas amorosamente escondido, como dice la canción de Lichis, en un envenenado Cropán. No sólo de cinismo vive el hombre. Sospecho que Gónzalez, como ya lo hizo Largo Caballero en su día, saldría corriendo con el rabo entre las patas ante cualquier peligro, el enemigo a las puertas o la peste porcina, qué más da. Los Gabilondo ya han tocado pelo en el gobierno, han catado al fin el chocho del poder nacional. Dios a veces escribe sus textos con renglones aparentemente torcidos, pero algunos caminos siempre conducen a Roma.

ronaldo-gordoEl gobierno avanza como un boxeador sonado, lanzando ganchos de mentira al aire para capear el temporal, esperando una imposible resurrección. Ronaldo golea en el Corinthians, el Paquirrín brasileño no tiene miedo a la gripe del marrano, sus sufridas células biónicas ya están inmunizadas gracias a los inmensos bocadillos de panceta que engulló a la salida de los bares de copas de la capital del reino español. El señor Nazario de Lima había pensado ya en colgar las botas y dedicarse, bien caracterizado (pero sin necesidad de colocarse barriga falsa), a tocar versiones del genial “Talco y bronce” de Manzanita en versión samba por las calles de la ciudad del río de enero. Sólo le haría falta romperse la voz con cazalla de la buena para conseguir el éxito en semejante empresa, para cultivarse una voz ronca al estilo del orondo gitano o de la apura vasos Bonnie Raitt. Pero Ronaldo ha vuelto con esa rapidez suya de Ben Johnson y ese toque de bola tan fino como el del genio Bochini (obligatoria lectura de Enric González: http://www.elpais.com/articulo/deportes/finales/Bochini
/elpepidep/20090427elpepidep_18/Tes
).

ronnie1La semana que viene tendré que visitar una vez más a mi seria matasanos, una tipa seca y sin concesiones, sobria como un espartano, mujer viejoven que ejerce un oficio que requeriría más labia y empatía para no hacerte sentir como un número cuando te ves obligado a visitar sus templos. Aunque, por otra parte, la comprendo, e imagino lo desagradable que debe ser tratar durante toda tu jornada de trabajo con un rebaño de humanos posibles portadores de la pestilente gripe del pollo, de la polla o del marrano. Antes de cada visita al sanador el cuerpo descarga adrenalina y piensas por un instante que todos tus males tienen solución, que la muerte nunca llegará, que esas cosas les pasan siempre a otros, que saldrás corriendo por la puerta como un potro nuevo a olisquear las infectas flores de mayo. El efecto suele ser el contrario. La ciencia te vende soluciones que siempre van a fallar a largo plazo, en el fondo sus métodos son tan ilusorios y fatuos como los de los curas, los lamas o los rabinos. Ir al médico, en el fondo, es tan estúpido como tomar la primera comunión. Siempre va a acabar uno en el sucio y frío ataúd, por mucho que corras la parca va a estar siempre esperándote en Samarcanda. Al final sale uno de la consulta con cara de lelo, como la que se le quedó el otro día al monstruo Ronnie O´Sullivan cuando le fallaron las carambolas durante el mundial de snooker (abyecto y noble al mismo tiempo el arte del billar) y tuvo que huir con el rabo entre las patas a su casita. No hay nada como un traguito de realidad, a palo seco o sólo con unos cubitos de la nevera, reality on the rocks. Siempre tardas en darte cuenta de que las bebidas fuertes se degustan rascando en la garganta, no reptando como lija sobre el paladar. La muerte siempre viene y te susurra al oído aquello de “love me like a man…”. Me sigue poniendo Bonnie Raitt, aunque roce los sesenta. Todo llegará, es cuestión de tiempo.

gachas@excite.com

Anuncios

~ por Joputa en abril 30, 2009.

3 comentarios to “Apoteosis marrana”

  1. Me sorprende buscar artículos relacionados con Trinidad Jiménez y encontrar bazofias insultantes como esta. La juventud fascista del PP tiene que divertirse lanzando basura a los cuatro vientos sin ninguna fundamentación. Seguid así, la mentira se paga. Vosotros sí que sois unos cerdos, machistas de mierda asquerosos, os asustan las tías como Trinidad que defiende lo suyo, teneis mieditis cuando veis aparecer a una. No dais miedo, dais pena.

  2. Yo voy a seguir comiendo jamoncito del bueno, eso está bien claro, me la trae floja el colesterol….

  3. Me sorprende encontrar sonrosadas mejillas plastificadas adoradoras de brunis dedicándote palabras de amor. El olor putrefacto del petróleo llega hasta las tierras del lejano oriente ibérico. Pero yo sigo oliendo a rosas y traspirando ternura por los poros que no han sido cerrados herméticamente para evitar contagiarme de la gripe paletera ibérica, o quizás ya es demasiado tarde. Azcona vuelve a protegernos de los paletos progresistas y paletos nacionalistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s