Fuegos fatuos

ppp2

Decadencia, decadencia, decadencia. Madrid está inundado por una increíble riada de carteles de “se vende” y “local disponible”. Alguien me comentaba esta tarde que los tiempos en los que la economía se viene abajo son muy favorables para las grandes ideas, para los negocios más exitosos. Curiosa paradoja. Pero aquí y ahora todo se pudre entre el fango de la tan cacareada crisis. Decadencia, decadencia, decadencia….Un decadente Burt Lancaster observa voyeurísticamente desde detrás de la persiana a una macizorra Susan Sarandon, mientras ésta se refresca las dos protuberancias que guarda debajo del refajo con agua fresquita del grifo. Se me viene a la mente esta decadente y masturbatoria escena de “Atlantic City” (Louis Malle, que estás en los cielos) mientras leo diversos chascarrillos periodísticos sobre la trama de espías que pululan entre las bambalinas del Partido Popular. Imagino a Mariano espiando pene en mano a Esperanza mientras ella seca con kleenex (comprados al negrata que los vende en el semáforo de la confluencia de Castellana con Génova) el sudor de sus turgentes pechos después de una infatigable jornada de trabajo antizapateril. Aunque, en realidad, el caso parece que se ha producido a la inversa. Aguirre ha mandado a unos sicarios ex cutrepicoletos a que persigan al líder galaico de los marianistas, a Gallardón y a sus secuaces del ala izquierda de la derecha, para que intenten pillarlos en un infeliz desliz.

granadosY qué decir de ese hombre, de Paquito Granados, el jefe de la banda de espías más cutres de toda la piel de toro y de parte de nuestro cúmulo de galaxias, de ese factotum de Esperanza, desfacedor oficial de entuertos en la comunidad autónoma más podrida al este del río Pecos. Con su cara de no haber roto un plato y su billetera llena de binladens. Con su Mini churruscado y su piso a nombre de una constructora. Los hombres de PePe (o de Paco) están por todas partes, debajo de cualquier adoquín, detrás de cualquier farola, armados hasta los dientes con mondadientes, haciéndose escuchas unos a otros cuando frecuentan los burdeles de Capitán Haya. Todos tenemos algún pepero en nuestras cloacas vigilándonos. Una leyenda urbana relata que incluso yo mismo tengo un pasado sexual común con un alcalde Popular de la zona sur de Madrid. Ella jura y perjura que no hubo coito, que él tenía la mano muy larga (aceptemos pulpo como animal de compañía), pero que respetó su flor de juventud. Quizás fue por su profesión católica, quizás porque no le daba tiempo a desenfundarse el pantalón. Nunca he sido celoso y, he de confesarlo, me atrae suciamente la posibilidad de haber tenido vínculos sexuales con la élite de la derecha.

oasis-noelEl desfile de cadáveres, más o menos exquisitos, continúa. No sólo las huestes del PP huelen a muerto. Zapatero desprende fuegos fatuos cuando se acuesta en su catre de La Moncloa, lucernarios sinuosos que brotan bajo sus mantas cuando en sus sueños se repite sin cesar la patibularia frase: “ese no es el camino, ese no es el camino…”. La muerte ronda estos días sobre los calabozos más infectos y sobre los palacios de más rancio abolengo. Ya ni hace falta ser pobre para que te time un caradura con corbata; nadie está a salvo del timo de la pirámide (Maddoff, loado seas) ni de los expedientes de regulación de empleo. Las masas se reúnen aterradas y, en ceremonias grupales masoquistas de autoafirmación de su pertenencia al salvador grupo, acuden a conciertos como los de “Oasis”, gritando en un feliz orgasmo cuando Liam Gallagher les escupe en la cara. Al día siguiente de tan magno acontecimiento musical, la prensa seria se despacha con el calificativo de “concierto de rock” para encuadrar el estilo de esta cuadrilla de imbéciles metidos a músicos. Noel Gallagher explica al plumilla de turno: “hace dos años que no me hablo con mi hermano” y, a continuación, se suelda la guitarrita al hombro y sube al escenario a ganarse unas perras.

correaSin embargo, salgo a la calle y la gente hace un esfuerzo porque parezca que la vida sigue igual. Los de a pié se emborrachan los viernes por la noche con los mismos tetrabricks de Don Simón que lo hacían antes; los peperos se reúnen en Génova para hacerse una foto todos juntos y para decir que no conocen de nada a ese nuevo ídolo Francisco Correa; Garzón se va de cacería, a tirarle a los palomos, en compañía de Bermejo, a practicar el deporte de los ricachones (no hay nada que más desee el de abajo que imitar al de arriba). Haría falta una depuradora gigante, un W.C tamaño universal para lavarle la cara a estas costumbres humanas tan arraigadas y tan absurdas.

Sería necesario un método laxante al más puro estilo Stalinista. Cuentan las crónicas que en 1931, durante el II Congreso de Historia de la Ciencia y la Técnica celebrado en la pomposa ciudad de Londres, un grupo de ponentes enviados por Stalin a tal evento, llamados la Delegación Bujarin, se mofaron, ante el estupor de los académicos británicos, de las teorías sobre las motivaciones del cientifismo Newtoniano. Decía esta cuadrilla de rusos que los puntos de vista puramente positivistas no eran más que excrementos, que la ciencia humana no era tan buena como la decían, ya que había nacido, como producto de un embarazo putativo, al servicio de los intereses de una sociedad y una cultura putrefactas a causa de sus motivaciones puramente crematísticas.

duhemLos Bujarin fueron aplaudidos por su audacia, por el aire fresco renovador que habían impuesto de un plumazo sobre los inmovilistas pensamientos positivistas. Tras su triunfal vuelta a tierras moscovitas fueron fusilados por el régimen soviético, por si acaso. Rajoy siente en sus carnes que quieren ajusticiarlo. Cuando la tendencia condenatoria de una noticia publicada en El Mundo coincide con la misma publicada en El País, es síntoma, casi inequívoco, de que se tratan de esconder cadáveres bajo la alfombra. Mariano se siente como Pierre Duhem cuando intentaba conciliar el progreso científico moderno con las corrientes escolásticas medievales, como cuando este empecinado francés, especializado en nadar a contracorriente, no se cansaba de gritar a los cuatro vientos que las oscilaciones del pensamiento hacían parecer falsamente que no había continuidad en el progreso humano, pero que el saber se enriquecía constantemente con el ir y venir de las olas. Muy poético, muy iluso Duhem. Mariano Rajoy preferiría que no lo identificasen con un loco católico positivista, sino que le gustaría el apodo de  “la iguana de Compostela”; en realidad sueña con quitarse la camiseta, lucir abdominales como Iggy Pop, y salir al escenario a berrear a sus enemigos el “Search and destroy…”.

gachas@excite.com

Anuncios

~ por Joputa en febrero 13, 2009.

5 comentarios to “Fuegos fatuos”

  1. Correa también es mi héroe.

  2. yo no me fiaria ni iun pelo del juez garza Garzón, que tiene más cara que espalda y en lo delas filtraciones tienen toda la razon del mundo. Un saludo.

  3. Estoy hasta ya no sé que parte de leer tonterías de niñatos con diarrea mental como tú que se creen algo y sólo escriben bazofia sin sentido. A ver si te dedicas a otra cosa y dejas de tanto criticar a gente que no vas a conocer en tu puñetera vida. Infórmate, lee un poco y no ensucies más el ciberespacio, que bastante mierda hay ya.

  4. La decadencia somos todos. Es repulsivo ver cómo el positivismo invade, de nuevo, el conocimiento científico. Sólo los datos y las estadísticas pàrecen tener vigencia en un mundo en el que nos hemos olvidado de lo que significa el vuelo de los pájaros o un fruto maduro. Muchas relaciones humanas son totalmente positivistas, por desgracia. Tuve la mala suerte de tener que estudiar a Ranke, historiografía y toda esa mierda.

    Me gustó mucho un artículo sobre Correa que leí en El Mundo, de Lucía Méndez. No sé si lo has leído.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/02/10/espana/1234256467.html

    Un saludo.

  5. Desgraciadamente no tengo vinilos de The Cramps. Pero puedo enviarte un material cojonudo en CD, si te hace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s