Tommy Lee (en extinción)

tommy_lee_jones.jpgFrodo folla. O, al menos, eso parece, porque no se quitó el gayumbo en ningún momento, ni siquiera cuando Leonor Watling (cada día más rolliza ella) le preparaba los espaguetis vestida solamente con un delantal que dejaba contemplar un apetecible buyate. Ni siquiera ese pandero hizo florecer una leve erección en el inexpresivo y permanentemente ojiplático hobbit, ni un simple trempado de cartón piedra, nothing. “Los crímenes de Oxford” se ha quedado, como casi todo lo que lleva al celuloide el orondo Rubensiano Alex de la Iglesia, en puro barroquismo. A ratos la película da atisbos de la existencia detrás de bambalinas de un hábil artesano, pero se queda en eso. Yo protesto por ese plano secuencia en homenaje a “Sed de mal”, y protesto por el estúpido pitagórico argumento que no se sostiene ni con Superglú 3. Tampoco entiendo esa partida de falso squash como pretexto para que el “mediano” conozca a la “cantante” de Marlango y se la fornique entre pasta mal cocinada (algunos saben que odio al susodicho petulante grupo musical).

Para mi gusto, Alex de la Iglesia se defendió de buen modo en “Acción mutante”, una obra con regusto a mala leche bajo la superficie y una más que digna puesta en escena; luego tuvo algunos buenos momentos, pero demasiado fáciles cuando uno cuenta con genios interpretativos como Terele Pávez. Así le salieron cosas como la escena de “El día de la bestia” en la que esta señora decapita a un conejo con un único y certero golpe de cuchillo, y la de “La comunidad” en la que emula a Bob Beamon en medio de la tarde tormentosa del estadio Azteca en la azotea del edificio del Banco Hispanoamericano. Ambas son impagables. Terele merece un homenaje por tanta mala baba y tanta mugre bien expresadas (vease la demoledora Regula de “Los santos inocentes”). En resumen, salí un poco epatado de la sala, pero sin exageraciones.

Sin duda, lo mejor visto por mis hipermétropes globos oculares estos días en el cine ha sido “En el valle de Ellah”. Aunque tampoco exageremos demasiado. La maravilla entre las maravillas no es la película en sí, que cuenta con una dirección más que correcta de Paul Hagáis. El autor de la oscarizada “Crash” (qué bien suena el cursi latiguillo) adapta con destreza un tema ya un tanto manido al que, con las dosis correctas de solemnidad, aporta la credibilidad de la que carecen las últimas memeces perpetradas por Hollywood sobre la guerra de Irak. La verdadera maravilla es Tommy Lee Jones, representante de una raza a punto de extinguirse, de los últimos de filipinas de una época pasada. Sólo él y nuestro irrepetible Clint Eastwood pueden encarnar a estos personajes de vuelta de todo, escépticos y desengañados. Sólo los surcos de su cara pueden expresar la seguridad que nos transmiten esos hombres que no lloran nunca, esos seres que representan lo que despreciamos en nuestra adolescencia y que añoramos al crecer, esos pilares a los que nos agarramos en este estúpido mundo de niños soldado lloricas de videojuego que nos ha tocado. Yo no creo que ellos sean los sibilinos e irreales Davides habitantes del valle bíblico-metafórico de Ellah, sino que son los gigantes Goliat derribados sobre los que construimos nuestras vidas a los que sólo echamos de menos cuando se largan para no volver.

Por último, daré cuenta de dos cositas menores. Por una parte, la desasosegante y eróticamente hermafrodita “XXY”, una secundaria obra argentina sobre las venturas y desventuras de una ninfa que nadie puede creerse que tenga en la entrepierna los dos sexos. La película es coherente y cuenta con unos bonitos planos enmarcados en paisajes de la costa uruguaya que embarcan hábilmente al espectador en la imaginación del fuera de cámara y en la incógnita de los silencios. Pero prácticamente nada más. Se pasa buenamente el rato entre divertidas escenas eróticas de descubrimiento del sexo anal y reconciliándonos con el ubicuo Ricardo Darín, que al fin ha conseguido, mediante una temporada de descanso pantallil, que volvamos a creer que sus personajes no son siempre el mismo.

buscemi.jpgLa segunda de esta pareja de nimiedades argumentales a las que he asistido es “Interview”, dirigida por el simpático histrión Steve Buscemi. Como director este hombre se defiende. Plantea productos correctos. No me disgustó nada el drama sodomita carcelario “Animal Factory”, con unos muy correctamente dirigidos Willem Dafoe y Edward Furlong. En el caso de “Interview”, Buscemi, que para mí no da el papel interpretando él mismo a un serio y fornicador periodista, lleva por un muy buen camino a una impresionantemente ereccinadora Sienna Miller. Pero de ahí no pasamos, señores. El argumento queda confuso e inconcluso, sin dar convincente explicación a la falsedad latente a la par entre el mundo periodístico y el del glamour del pastiche artificial cinematográfico. Sólo nos queda un leve atisbo de conclusión, bastante acertada a mi entender, del fariseismo humano de la sociedad de consumo fácil y de globalización campante actual. Pero por muchas pegas que le pueda poner al Buscemi no puedo olvidar sus camaleonicos papeles, como el imperecedero friky de la increíble “Fargo”.

Ufff, en fín, me he tenido que quedar a gusto después de un par de semanas sin tener que salir muy irritado del cine. Me refiero a las películas, porque hay algunos espectadores, dedicados a llegar tarde, a hablar y a comer babeando malolientes y grasientas palomitas servidas en enormes cubos de excremento, que merecen la muerte. Hago un llamamiento para que sigan saliendo culos en pantalla, aunque sean de mujeres que no me van como la Leonor ésta. El trasero de una buena Honky Tonk Woman salva cualquier bodrio o paja mental, que pruebe Wong Kar Wai con ello a ver si ….

gachas@excite.com

Anuncios

~ por Joputa en enero 21, 2008.

Una respuesta to “Tommy Lee (en extinción)”

  1. a mí me hubiese gustado más una foto de Watling que de Tommy Lee, no nos engañemos guacho….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s