El planeta de los simios

cesar_antonio_molina1.jpgCompartir aula con un búho pedante futuro ministro de cultura y con un cretino futuro presentador de las noticias de la 2 fue toda una experiencia. Estaban ambos muy pagados de sí mismos. Daban un rato de asco. Nos conteníamos de vomitar al verlos. César Antonio Molina cobraba un fortunón sin necesidad de prepararse ni un día las clases que impartía. Carlos del Amor, mientras tanto, recién llegado de la huerta murciana, paseaba su catetismo por las discotecas de moda de Madrid para cumplir su mayor sueño: encontrarse con algún famoso. Un día se cruzó con Mijatovic y casi tuvo un orgasmo al contarlo en clase, menudo jumento era el panocho man.

A Molina le encantaban las patéticas, cursis y sin contenido reflexiones redactadas por Charly Love. Mientras, en nuestras noches de borrachera especulábamos si había un idilio entre ambos. Nos regocijábamos pensando que practicaban el fist fucking mientras leían a Pesoa juntitos. Bueno, leer, lo que se dice leer juntos, era difícil, pues se me antoja muy improbable que Carlos haya pasado nunca de la página dos de la cartilla de preescolar. Pero eran felices; Cesitar echándonos la bronca por no entrar a su inexistente docencia y espiándonos por las ventanas mientras nos revolcábamos en el césped y nos fumábamos el ídem; Carlitos babeando por las calles de Madrid a bordo de su parálisis facial y occipital a modo de Paco Martínez Soria en “La ciudad no es para mí”.

Leí en El País una crónica de viajes del ministro sobre Sicilia y sus misterios. Me lo imaginaba por allí, con su cabellera tipo casco de Agamenón rozándose con los bajos techos de las cuevas, y llevado por algún típico sinvergüenza italiano a navegar en alguna laguna de aguas fecales convencido de que atravesaba la laguna estigia junto a Caronte. Para degustar cualquier texto del señor Molina obligatoriamente hay que escuchar al mismo tiempo una música que suene “pom pom, po po pom pom pom, po po po pom pom…” (vease, por ejemplo, Aida de Verdi), si no, es imposible aprehender su dialéctica. Sí, el pobre es pomposo hasta la extenuación. Pomposo fue también al catearnos. Su método de evaluación era revolucionario. Miraba la foto y ponía la calificación. Una pena que la efigie de la mía fuese una imagen de adolescencia escaneada e impresa en blanco y negro, y que a la de mi estúpido amigo yo la hubiese pintado a bolígrafo una barba estilo George Michael. Con semejantes rostros irreconocibles el tío se sorprendió mucho al vernos en la convocatoria de los vagos de septiembre, no en vano nos conocía de los pasillos. “¿Qué hacen ustedes aquí?”, nos espetó flipado, “pero si ustedes no están suspensos”. La masturbación mental constante provoca esta clase de malentendidos.

A Carlos del Amor lo estuvimos esperando para romperle una pierna en un partido de fútbol. Las hachas de nuestros borceguíes estaban afiladas, pero tuvo el buen juicio de no aparecer por el recinto. Deseábamos arreglarle la cara de la forma más elegante, siempre bajo el reglamento del noble deporte del balompié. Le hubiésemos hecho un gran favor igualándole las facciones, ya que su lado derecho es como el de un personaje del manga japonés, mientras que su izquierdo parece el de un guía baltí apollardado nada más descender de una expedición al Nanga Parbat.

Después de licenciarse dejamos de tener noticias suyas. Nos llegaron rumores de sus intentos de trepaje, lo vimos presentando maravillas de la tele como la megagala “Murcia, que hermosa eres”… Hasta que, un día, nos quedamos ojipláticos ante la caja tonta al reconocerle. Si para llegar a TVE hay que tener cierta estulticia profunda y ser un necio sin parangón, por favor, que me digan donde hay que comprar el medicamento para lograrlo. Pero en España todo es posible. Ya lo dice el estudio reciente sobre educación, que demuestra que el nivel de España en este campo está en un punto intermedio en la clasificación, justo por debajo del de Tonga y por encima de Kazajstan. No sería extraño que, en un futuro no muy lejano, el ministerio de educación contratase a un grupo de chimpancés para impartir clase en las universidades y en los institutos de secundaria. Nos estaban dando gato por liebre en las películas de Tarzan, Chita era claramente la ideóloga de todo. Johny Weissmüller nadaba muy bien, pero sospecho que tenía ascendentes murcianos. “El planeta de los simios” no era una ficción.

En las tardes de lluvia y cemento de Getafe, cuando Carlitos echaba de menos su tierra de pimentón, César le encaramaba en sus rodillas y le cantaba en voz bajita, para ahuyentar la morriña:

I wanna make
Something beautiful
For you and from you
To show you
To show you
I adore you
Oh you

And your journey
Toward me
Which I see
And I see
All you push through
Mad for you
And because of you

Anuncios

~ por Joputa en diciembre 6, 2007.

22 comentarios to “El planeta de los simios”

  1. Fui compañera de la facultad de Carlos del Amor y deduzco que tuya también. Es una pena, entre otras muchas cosas, que no te atrevas a firmar tus interesantes y profundas reflexiones (y eso que eres un malote que ibas partiendo por ahí piernas en partidos de fútbol..). No hablaba mucho con Carlos pero parecía un tipo majo, y tenía fama de inteligente. No había vuelto a saber de él hasta que lo vi hace unos años en TVE. Me alegró mucho ver que al menos uno de nuestra promoción ha triunfado, que lo hace bien y que le dan cancha. Lo he comentado con otros de la facultad y nos sentimos orgullosos. Qué triste que a otros como tú les pueda la envidia y no se corten a la hora de demostrarlo. Veo que la carrera no les ha servido a todos para lo mismo, aunque tú también has triunfado a tu manera. Enhorabuena.

  2. Estoy indignado del copón, gracias a dios hay alguien que se dio cuenta de que yo era inteligente. Gracias Eva y Fran, os mando muchos recuerdos. Por lo general la gente era muy maja en la facultad, menos un gilipollas que trabaja en Telecinco al que no trago y que no voy a citar.

  3. Es una pena que la gente sea asi de mala. Tiene que haber de todo en la vida y evidentemente hay mucho recelo y envidia, sobre todo profesional. Antes de que Carlos trabajara en televisión y quisiera ser periodista tuvo otra vocación. Tuve el honor de que me corrigiera en un trabajo de juventud y ademas me animo a seguir hacia adelante. Gracias Carlos e ignorales que no saben lo que dicen.

  4. Pues el tío tiene cara de chapero cegado por algún churretón perdido

  5. ¡Carlos me cae de putísima madre! ¡Joder! ¡Joder! ¡Joder! ¡Joder! ¡Qué se cite el solito joder! ¿Será el jodido supersucker? De serlo está realmente jodido y empiezo a comprender lo puta que es su jodida vida. Es simpático, el jodido cabrón. Me jode tener que leerle, tiene puta gracia. Pero joder, creo que le leeré.
    ps: joder, he puesto tantas jodidas veces joder, tan sólo para meter una jodida posdata diciendo que… POSDATA: ya me han advertido de la elevada jodida frecuencia con la que jodo. Gracias y dése por jodido.

  6. Sí, bueno, la ignorancia es muy atrevida, y los atrevidos están siendo fichados en los medios porque se les confunde con pensadores-actores originales y con una carga culturalvanguardista de la hostia….los fichan unos “mayores” que sienten nostalgia y frustración porque en su tiempo había mucha censura que impelía a la parálisis, y nunca pudieron ser tan “traviesos” como los charlyloves y las maratowers del momento. Y la sola idea de que unos hagan el travieso por ellos les pone infinitamente. Había más vanguardia en cualquier siglo por el que me preguntéis, que ahora mismo en los salones y los medios de comunicación.
    Ya me imaginaba que en la carrera los “modernos” (sí, muchos llaman moderno a ser como Carlitos, jajajaja!) tenían que ser como se le retrata en El planeta de los simios. Dios nos guarde del maestro y del pupilo!

  7. qué penica das, joputa. tu vida es una mierda, y lo sabes. lástima que gastes tanto tiempo en hacer críticas destructivas de gente que, a mi entender (y de forma totalmente objetiva), se lo han currado para llegar donde están. tú en cambio sigue escribiendo por aquí, que poco más podrás hacer

  8. Es verdad, se lo han currado mucho Joputa, debería darte vergüenza criticarlos así, ya que chupando pollas son unos campeones, trabajan los bajos que no veas. Lo que de verdad es triste es que critiques a gente minusválida, como lo has hecho en otros artículos, sin dar nombres. Padecer transtornos nerviosos compulsivos es muy duro para cualquier ser humano, es justo pues que a estos pobres discapacitados sus familiares les busquen puestos de trabajo sin que luego se les califique de enchufados como hacen los judas de sus compañeros.

  9. Voy a volver a intervenir para denunciar este blog redactado por un envidioso sin escrúpulos, y también para dar las gracias a los que de verdad me conocen que han intervenido en mi defensa. Gracias a Dios todos mis compañeros de facultad no eran como este sujeto, yo me llevaba bien con casi todos, pero este tipo y otro que actualmente trabaja en Tele5 gracias al enchufe de su hermano eran unos ignorantes descerebrados. Al menos el que hace esto no ha trepado, pero el otro, según cuentan sus compañeros de trabajo, es un vago, un trepa y un zafio que no se qué hará ahora que su hermano ya no le protege.

  10. Soy el Carlos del Amor de verdad, me dice un amigo que le eche un vistazoi a tu “blog”. Intenta de nuevo suplantar mi identidad y escribir mensajes en mi nombre y tendrás problemas. Sabes lo que es la IP, ¿verdad?. Pues eso. Tienes cierta gracia escribiendo, y mientras sólo te metas conmigo me da exactamente igual, porque no me importa lo que diga gente que no firma lo que escribe (aunque creo que si lo firmaras me daría más igual todavía), pero si utilizas mi nombre para atacar a otras personas la cosa cambia, hay que justificar esos ataques con pruebas.
    No se que tipo de trauma tienes, pero cuando quieras te acompaño a cualquier médico a que te recete un Clonazepán, pero te aviso por experiencia que ingerir esos medicamentos produce gases, como le ocurre a un conocido tuyo que no quiero citar. En lo que tengo que darte la razón es en lo del tipo de Telecinco, que es un repugnante puerco trepa, enchufado y saco de mierda. Pero el mundo está lleno de semejante escoria y me consta que sin el concurso de sus familiares difícilmente mantendrá su puesto de trabajo. La vida es asín.
    Un abrazo, crack.
    Por cierto cuando quieras quedamos y tomamos un café descafeinado. Mi parálisis facial me impide consumir cafeína.

  11. Me ha gustado mucho el relato, una radiografía típica del mundo de la información de hoy, adecuado a personas reales y jovenes de talentos diversos, una via de escape para los que asistimos a espectáculos bochornosos a diario de gente que no sabe leer ni escribir pero se convierten en paradigmas del periodismo en la radiotelevisión pública. Mucho más triste que estas anécdotas con grandes dosis de sarcasmo es el blog del propio retratado en la web ¿pública?, donde en un ejercicio impúdico de buenrrollismo extenuante se suceden sin tregua los halagos y saludos bonitísimos lobotomizados convenientemente por un filtro. Pero lo peor no es el propio personaje y cómo se revela él mismo aquí, sino el engranaje siniestro que permite y anima a que el descerebramiento y la falta de crítica y criterio reinen en el mejor de sus mundos. Gracias, internet, por permitir un poco de libertad, aunque sea con la sorna que escuece, por crear espacios donde todo lo que nos sirven como bello adquieren matices de Baudelaire.

  12. pues yo creo que carlos lo hace muy bien.

  13. Carlos es de los pocos presentadores que valen la pena, es un tio especial.

  14. …si… especialmente trepa y artificial.

  15. A mí lo que me extraña es que no se sepa ni mú de la vida amorosa de Charly Love. Si tiene pareja, no se sabe, muchos quieren saber quién es su novia (de haberla) y no hay forma de que nadie suelte prenda, joputa, acaso tú lo sabes???

  16. Al final tenía razón el que escribio este post. El tal Carlos es un tio falso, falso, falso. Sólo llegan lejos los trepas falsos y mala gente y Carlos hará muy bien su trabajo, pero como persona es un fraude, sin más.

  17. En este momento debe estar proyectado hacia las altas jefaturas, donde decidirá sobre el bien y el mal. ¿Sexualidad? No bromées… le hemos perdido para siempre.

  18. creo que gay no es, porque le gusta mucho el fútbol y alguien en su blog dijo abiertamente que era hetero, pero no sé no sé…

  19. Yo creo que Carlos es buena gente pero tiene que tener el ego enorme porque lo adulan mucho sus “fans”, es lógico.

  20. Pues él será muy liberal pero en su blog tiene una censura de la ostia. Ese tio es imbécil.

  21. QUE FUERTE ME PARECE TODO ESTO, QUE DESOCUPADOS ESTAIS TODOS, FLIPO DE QUE LA GENTE JUZGUE A UNA PERSONA SIN CONCOCERLA, HABLA DE SU TRABAJO Y CRITICALO, Y APORTA ALGO ÚTIL HOMBRE…….LO QUE SI OS PUEDO DECIR ES QUE CONOZCO A CARLOS Y ES UN TIO LEGAL Y LEAL, MUY INTELIGENTE(ALGUIEN SABE LAS NOTAS DE LA CARRERA?, CREO QUE LAS LICENCIATURAS NO SE REGALAN, NO?)FAMILIAR Y AMIGO DE SUS AMIGOS , NI SE VENDE NI SE COMPRA Y CON LAS IDEAS MUY CLARAS.SIENDO UN CHICO DE LA HUERTA DE MURCIA, COMO SE LLEGA A LA NACIONAL, SI NO VALES, QUE PENA QUE DAIS. SI LA ENVIDIA FUERA TIÑA…..
    JOPUTA CUALES SON TUS MERITOS PARA HABLAR ASÍ DE LA GENTE,
    COBARDE,,,MENOS MAL QUE EN ESTA VIDA CADA UNO RECOGE LO QUE SIEMBRA Y TÚ LO ÚNICO QUE DAS ES PENA.

  22. Llamadme Yéssica Fletcher…pero cuando os referís de ese compañero…¿os referís a Alfonso Merlos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s