¡Todos al Carrefour! (40ºC)

Imagen del parque de El Retiro en plena canicula del mes de julio madrileñoCuarenta grados a la sombra. Un sol abrasador. El asfalto y los sesos de los transeúntes se derriten como si fueran espectadores de una tórrida escena de cama protagonizada por Scarlett Johansson en la película que rueda en Barcelona para Woody Allen . La ciudad flota en un ambiente fantasmagórico, como si hubiera explotado una bomba de neutrones y nada más que los edificios quedaran en pie. Sólo algunos valientes se atreven a salir en julio a las calles de Madrid durante la ola de calor veraniega de turno. Al fondo de una calle del centro podemos ver a uno de ellos, un yonqui increíblemente ataviado con un plumas Rock-Neige. Consumir heroína es lo que tiene, que para el que lo hace las estaciones del año y los termómetros no existen. Una suerte para el agraciado. Por algo dicen que ahora el doping está de moda…

De repente…, no, no puede ser, vemos un espejismo que aparece tras una loma, en la lejanía, que nos hace imaginarnos a nosotros mismos como si fuéramos Lawrence de Arabia atravesando la tierra natal de Mahoma. Un aparcamiento lleno de coches a rebosar. ¿Dónde estará toda esa tropa?. Dónde iban a estar sino en el interior de uno de esos paraísos terrenales estivales, el Carrefour, en el que cualquier pingüino podría sobrevivir gracias al exacerbado gasto que hacen en aire acondicionado. En el interior de estos antros de la compra la temperatura nunca sube en verano de los 18 grados centígrados, lo cual aprovechan las familias a las que la hipoteca de turno no deja salir de vacaciones para tomar el fresco un rato y sacar los niños a pasear. Un anciano de mi barrio decía que no hay nada más frío que el hocico de un perro y el culo de una mujer. A esto habría que añadir la sección de congelados de un hipermercado.

La ciudad, vista desde lo alto, aparece llena de antenas, pero también de los ventiladores de las refrigeraciones funcionando a tutiplén para alegría de Iberdrola o Endesa. ¿Nos invitará algún generoso amigo a la piscina comunitaria de su bloque?. ¿Y si nos intentamos colar en la pileta olímpica que ha construído Paco “el pocero” en su urbanización situada en pleno secarral manchego?. Cuando era niño nos bañábamos en Mingorrubio, como valientes, en las ya antiguamente infectas aguas del Manzanares. No queda gente con tanto coraje como nosotros, y eso que ni siquiera hemos sufrido ninguna mutación genética por practicar semejante deporte de riesgo en nuestra juventud, allí en las inmediaciones del palacio de Paco “el rana”.

Mientras nosotros nos achicharramos los futbolistas se van a “concentrarse” a lugares bucólico-pastoriles, al fresquito como aquel que dice. Mientras nosotros tenemos el rostro requemado y marcas de moreno “agromán”, ellos proyectan sobre sus getas rayos UVA en centros termales de cinco estrellas. Pero, aunque la mona se vista de seda…. Bern Schuster sigue con su cara requemada de tono colorado como si fuese un langostino Pescanova. El alemán más españolizado de la historia rige los destinos del Real Madrid con su aspecto de consumir manzanilla en exceso, pero manzanilla de la del Puerto de Santa María. Es la primera vez que el Real Madrid va a ser dirigido por una mujer porque, según dicen desde hace muchos años en los mentideros de la villa y corte, Gaby Schuster es la que lleva los pantalones en el hogar conyugal, la que firma los contratos y la que parte el bacalao. Un absoluto sacrilegio en el entorno de la religión futbolera, donde, como en El Vaticano, aún no es posible la existencia de papisas. No sería de extrañar que fuera ella la que hiciera las alineaciones en un momento dado. Y si se le pone a esta hembra en la punta del clítoris es capaz de fichar a la selección de Irak al completo, mucho más tras la consecución de la Copa de Asia por parte del combinado de tan maltratado país (conjuntando a kurdos, chiíes y sunníes sin necesidad de coches bomba). Quien lo iba a decir, pero la vida es una tómbola, de luz de color y de calor.

Ya se muere julio, y nadie entona el Réquiem de Mozart en su misa funeral. Será que muy pocos vamos a echarlo en falta. Yo creo que, al menos, lo harán las chicharras cantarinas, las cigarras y los lagartos.

Anuncios

~ por Joputa en julio 30, 2007.

Una respuesta to “¡Todos al Carrefour! (40ºC)”

  1. Tú le has dado unos traguitos al agua del Manzanares, es evidente por tu forma de pensar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s