Guano y física cuántica

Juro por dios que la mancha de guano era como CurriUna paloma torcaz cagó ayer sobre mi coche dejando que su enorme mancha de guano configurase el rostro de Curri Valenzuela. Un auténtico caso para consultar a Iker Jiménez o al difunto doctor Del Oso. Aunque no es de extrañar que sucedan cosas como ésta, dado el carácter siniestramente surrealista del programa de esta señora en Telemadrid. Estoy seguro de que si cogemos el audio de este espacio televisivo (concretamente cuando dijo Isabel San Sebastián que no pisaba San Mamés porque la gente blandía ikurriñas) y lo escuchamos al revés se oye la voz de Belcebú cantando una copla.

Nuestro universo se encuentra invadido cada día por fenómenos paranormales de todo pelaje, es el sino que nos acompaña. Historias de fantasmas o de zombis muertos vivientes nos asaltan en la portada de cualquier periódico. Esta semana, sin ir más lejos, nos despertamos con la noticia de que José Bono ha resucitado y vuelve a la vida política, al más puro estilo de la película de George A. Romero. Mucha gente especula que ha conseguido revivir gracias a las oraciones del obispo Cañizares, con quien comparte ideología progresista. Bono dijo al marcharse hace meses: “es tan difícil que yo vuelva a la política como que nieve en Buenos Aires”. Naturalmente ayer nevó junto al río de La Plata. No hay nada como escupir hacia arriba para ducharse. El duelo de calvos, que no de banjos, está servido entre Bono y Rato. Hay que reconocer que riman muy bien sus apellidos.

Y mientras las trompetas que acompañan a los cuatro jinetes de San Juan siguen sonando, mientras se descubren planetas extrasolares con agua, mientras nos enteramos que el ciclista Robert Millar se ha cambiado de sexo (ahora se hace llamar Philippa York), mientras el euro hunde al dólar el fango global, los siniestros hombres en el poder nombran ministro a un individuo cuyo careto es una mezcla entre un buho ratonero y Chuqui “el muñeco diabólico”. Y es que si te encuentras cara a cara con César Antonio Molina en una noche sin luna vas directo a urgencias del heart attack que te pega en el ventrículo izquierdo.

Es una pena que la teoría de cuerdas siga sin explicar la estúpida conexión entre la física cuántica y la teoría de la relatividad Einsteniana. La causa de todo este cúmulo de despropósitos veraniegos pienso que tiene que deberse a semejante discordancia cósmica, si no, no me lo explico. Para mí fijo que va a ser eso.

Anuncios

~ por Joputa en julio 12, 2007.

Una respuesta to “Guano y física cuántica”

  1. Podías haber sacado una foto de curri en top less.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s