Madrid petado de caspa

Planean hacer una remake de Querelle con Darek de protagonista.Estoy francamente harto de escuchar los sesudos comentarios de La Terremoto de Alcorcón. Hace tiempo que dejó de hacerme gracia. Su repertorio de versiones pienso que está francamente agotado. Hoy, la veo en una foto anunciando el orgullo gay y me hecho a temblar ante las previsiones: dos millones y medio de visitantes. No sé si hacerme el Hara-Kiri, cortarme las venas o dejármelas crecer bien largas. Si Madrid va a sufrir semejante invasión externa y se va a llenar aun más de lo que rebosa, mejor paren el tren, que quiero apearme.

El orgullo gay es algo mucho más loable que la música gay. Imagino que muchos miembros de este colectivo estarán francamente asustados ante el bombardeo de música de “Las Nancys Rubias” y engendros por el estilo, con las que tratan de etiquetarlos a todos con toda la fuerza del mercado y el consumo masivo. Ser identificados con semejante ejercicio de pretenciosidad y acartonamiento debe levantarles sarpullido, incluso en la entrepierna. Se ganarían mucho respeto si declararan a Mario Vaquerizo persona non grata en Chueca y lo entregasen a las huestes de Inestrillas.

Este año debería ser tiempo de reconciliaciones entre tribus y facciones urbanas. Ana Botella, victoriosa y punta de lanza de los hispanos humilladores de la izquierda rancia y progre, debería subirse a una carroza por la Gran Vía acompañada de Pedro Zerolo y varias drag en taparrabos, y morrearse a tutiplén con todos los bollitos que se la presentasen delante. Que la metieran la lengua hasta la garganta, que con su marido no puede hacerlo. Pero ésto es una fantasía erótica aznariana un tanto irrealizable. Como muestra un botón: su hija, estandarte de la España de valores eternos, va a tener su tercer vástago en cuatro años, como cualquier coneja católica desearía.

De vez en cuando elucubro como debe tener de dilatadas Ana Aznar Botellita sus partes pudendas de tanto parir y me da un mareo. Sin embargo, es una mujer que ha ganado la casa santa al acceder a fornicar con Agag. Sólo el apellido produce cierta arcada al pronunciarse. Siempre me he preguntado si este tipo lleva cristales en esas gafas de pasta que viste y calza, o sólo se las pone para fardar de aspecto de empollón. Bernie Eclestone y Alejandrito si que deberían subirse a una carroza el día del orgullo, vestidos con una bandera preconstitucional, pollo incluído, a modo de pareo, y con los huevos colgando sin nada debajo, estilo Darek Obregón. Pero a Agag le pega más ir de marinero, a lo Brad Davis en “Querelle”.

Anuncios

~ por Joputa en junio 20, 2007.

2 comentarios to “Madrid petado de caspa”

  1. Un poquitín homófobo te ha quedado, eso es verdad…..

  2. quien leches es el brad davis eseeeeee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s