Chunda tachunda

Albania, un pais de contrastesDos equipos de fútbol sala (un deporte de mentirijillas) se enfrentan a cara de perro en un lejano país de la extinta Unión Soviética. La rivalidad es absoluta. Son Cataluña y España, las dos caras de una moneda, el ying y el yang, el alfa y el omega, Elis y Jobim, cuaresma y carnaval. A unos les honran su presencia con el himno “Els Segadors”, a los otros con el “Chunda Tachunda”, antes conocido como “Marcha Real”. Ambas composiciones harían daño a los oídos de un sordo con su musicalidad. Ni el Trip-Hop es tan insoportable.

Ahora resulta que se quiere poner letra al “Chunda Tachunda”. Cómo si a alguien le importase lo más mínimo. Nadie tiene el respeto que se merece a Pemán y su “alzad los brazos hijos del spanish people” hoy en día. Para mi gusto deberían encargar la nueva letra a Leopoldo Panero, que en la feria del libro de la semana pasada dijo que una fan, que quería que la firmara un libro, había hecho un complot para asesinarle. Con semejante esquizofrenia paranoide podría componer un himno que haría buena justicia a la situación actual de la patria rojigualda.

Ante tales intentos por idiocizar al país, a algunos nos gustaría apostatar de nuestra nacionalidad, pedir asilo político en algún lugar con una mentalidad más tranquila, menos enferma y megalómana. Yo me apunto a ser a partir de ahora albanés. Un lugar cuya capital se llama Tirana y que cuando Bush va a saludar a la multitud le roban el reloj tiene algo metafísico que atrae. Un país cuyo producto interior bruto se basa en las remesas que envían las bandas organizadas que roban en los chalets de nuestras periferias es un lugar en el mundo digno de habitar y amar. Y seguro que su himno nacional es más soportable que el de la España cañí. Albania es un auténtico valle de los avasallados donde descansar la cabeza, y donde, para nuestro alivio, no deben conocer a Manolo Escobar.

Anuncios

~ por Joputa en junio 12, 2007.

Una respuesta to “Chunda tachunda”

  1. Desde luego el partido ese de fútbol sala fue de vergüenza ajena. Y encima casi se pega el entrenador polaco con uno de los árbitros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s