Tamudo is my hero

Estampita con la efigie de San TamudoEn mi barrio ayer fue día de confirmaciones. Un nutrido grupo de ecuatorianos fue visitado por un cardenal, se vistieron de punta en blanco y se dieron un banquete pantagruélico a base de hostias sagradas. Tras la digestión de semejante festín se cambiaron de ropa y se pusieron camisetas azulgranas para adorar a sus verdaderos dioses. Qué más da si el Barcelona juega en Barcelona o en Guayaquil.

En otra parte del mundo seguramente había gentes que, al mismo tiempo, se daban baños purificadores en el Ganges jurando fe eterna a Brahma, o devotos que quemaban incienso en alguna pagoda, o fieles salafistas que cargaban mochilas con explosivos en alguna mezquita después de rezar al profeta y a mister Bin. El mundo es un pañuelo comprimido en la curvatura cruel del espacio-tiempo.

En el universo de ateos en el que algunos nos movemos también ayer se encendió una luz para la esperanza y la purificación. Nos habíamos acostumbrado al nihilismo radical, a seguir al pié de la letra y sin rechistar las doctrinas Nitzcheanas de la muerte de dios, a no fiarnos ni de nuestro padre. Pero, ayer, algunos volvimos a ver la luz, a creer en milagros. Pasamos de no tener dios ni amo al politeísmo puro y duro, a la idolatría más exacerbada. Las nauseabundas aguas del mar Rojo se abrieron de repente, durante dos minutos, y las huestes del faraón se hundieron sin remisión en el fango. En el lapso en que Ruud Van Nistelroy y Raúl Tamudo (loados sean) metieron sus goles, música celestial sonó en nuestras podridas mentes. Los ángeles y arcángeles nos visitaron por un instante sin necesidad de recurrir a  la ingestión de alucinógenos para su visionado.

Si con un presidente como Ramón Calderón, un entrenador como Fabio Capello, y unos jugadores de encefalograma plano como los de la plantilla del Real Madrid se ha conseguido devolver la fe ciega al madridismo, es que Dios existe, dijeran lo que dijeran tipejos como Marx o el maldito monje Gaunilón. Basora, César, Kubala, Moreno y Manchón debieron revolverse en sus tumbas. Tamudo is my hero.

Anuncios

~ por Joputa en junio 10, 2007.

2 comentarios to “Tamudo is my hero”

  1. jejejeje, a estos cerdos catalanes les escuece mucho el culo para contestar algo jejejejjeje, que se jodan. Ha sido uno de los días más felices de mi vida, pero sólo por verles la cara de cabrones que tienen cuando pierden. Puercos, sufrid.

  2. os recuerdo que hay una estatua de Quique Estebaranz junto a la de la Virgen de Montserrat, cuando queráis podéis recordarle en vuestras oraciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s